Lo mejor del 2013

Lo comparto porque, salvo algunas diferencias, yo también me estoy despertando con sonrisas matutinas. Y es lo mejor del mundo.

http://muymolon.com/2013/12/31/lo-mejor-de-mi-2013-has-sido-tu/

La primera entrevista

Mañana a las once tiene entrevista. Después de un año y un mes en paro, es su primera entrevista. Irá nervioso, es inevitable, no es broma tener cuarenta y tantos y llevar un año en paro.

Pero no puede dejar que los nervios le traicionen, mañana tiene que ir tranquilo.

En la otra punta de la ciudad, su hermana, que le conoce lo suficiente, sabe que apenas dormirá esta noche. La primera entrevista de su especialidad desde que está en paro.

Cientos y probablemente mil currículums enviados, de su profesión, de la especialidad del máster que estudió hace años, del posgrado que estuvo haciendo hace poco, mucha paciencia durante todo este tiempo, y mañana por fin una buena oportunidad.

Su presión mañana será máxima. Seguramente tendrá miedo de equivocarse, de dar un paso en falso, una mala respuesta, que la persona del otro lado sea desagradable, o esté cansada del proceso de selección… Puede ser que finalmente no lo contraten. Y le invade un miedo inmenso por fracasar, por decepcionar.

A su hermana le hubiera gustado decirle hoy por teléfono que le irá genial. Que si se tuerce, en ningún caso será un fracaso. Está muy orgullosa de él, que está luchando durante todo este año de paro con todas las armas contra el desfallecimiento, y que lo está haciendo muy bien.

Que le gane la batalla a éste “él” que esta noche está nervioso, que siga el guión que ya tiene, que es el correcto. Que saldrá de ésta, quizás no con la entrevista de mañana, pero sí con alguna que vendrá. Que su oportunidad está ahí y que la va a encontrar. Porque se lo merece.

Seguro que le irá muy bien mañana.

A su hermana le hubiera gustado decirle hoy por teléfono que está con él, y que le va a apoyar mañana con la entrevista y con todas las piedras que el camino le quiera poner delante. Que para algo tiene una hermana.

Amanece

Madrugada de enero. Ella duerme, hace frío en la calle y todo está en silencio. No se oye el rumor del tráfico de la avenida cercana, no hay ruido de ciudad todavía. Todo está oscuro y la cama es como una balsa en un mar de calma.

Amanecer

Yo velo por sus sueños y ella balbucea entre sus pensamientos, inconsciente, ajena al ajetreo del amanecer en la ciudad: mercados descargando fruta y pescado fresco, hospitales realizando el cambio de turno, los primeros metros y autobuses que empiezan a activar la circulación de la ciudad, quiosqueros que dibujan el mosaico de diarios y revistas en sus estanterías, pastelerías que sacan los croissants y las primeras barras de los hornos, dejando el calor y el aroma en la calle…

Todo está en silencio, ella duerme en la madrugada que Emma dejará a Sergio, el día en que a Irene le dará tiempo de despedirse de su padre, Ana esperará a que Miguel llegue de trabajar en su turno de noche, mientras María y Alfredo hacen el amor antes de ir a trabajar. En las afueras, hoy Ariadna se enfrentará a sus padres para confesar que está enamorada de Ester y empezará una nueva vida llena de retos. En las oficinas del centro, Juan asistirá a su novena entrevista esta semana. Alberto se despierta temprano porque ha quedado con su grupo de amigos para ir a la manifestación en el centro y allí conocerá a Sonia, se enamorarán con una mirada, como en las películas antiguas.

Este momento en que Silvia se da por vencida y pierde la batalla contra el cáncer que llevaba librando desde hace años, se despide de los suyos con una sonrisa en los labios, porque ella es una luchadora y es única. En el mismo momento en que Daniel llega al mundo mientras sus padres que están cogidos de la mano lloran de felicidad; en el mismo momento en que se apagan las farolas de la calle porque el amanecer llena de luz los tejados y los huecos entre los edificios; en este momento ella sueña ajena a la vida que le espera. Y nace un nuevo día. Mientras tanto,  yo velo por sus sueños.

Llega la luz

Ya queda poco para conocernos. Está todo preparado para tu llegada. Nos dicen que con el cambio de lunas igual apareces antes o después de lo esperado, pero por aquí estamos todos a punto para recibirte con los brazos abiertos.

Vamos revisando la fase lunar no sea que nos pille bailando. La luna tiene a Venus brillando al lado de una manera espectacular, ojalá pudieras verlo… Estoy convencida que cuando llegues, él te enseñará mil historias sobre estrellas, planetas y el cielo. Espero que te gusten tanto como a mí.

El resto ya lo iremos viendo, hemos de ver cómo nos adaptamos todos a tu presencia aquí. Vas a tener mucha familia cerca, arropándote, apoyándote y sonriéndote. Espero que entiendas que la sonrisa es un gesto de gratitud y de bienestar, una manera de comunicarse, y que lo solemos usar mucho en la familia.

¡Qué suerte que vengas! Y qué ganas tenemos todos de verte… El mundo al que llegas tiene muchos defectos, pero en tu pequeño ecosistema familiar vamos a protegerte hasta donde nos dejes.

De todos modos, “Luz brillante como el Sol”, sabemos que serás fuerte, y te intentaremos dar todas las herramientas para que seas una luchadora valiente. Seguro que conseguirás llegar donde te propongas. Y que vamos a estar muy orgullosos de tí.

Seguimos esperando, pero ya queda muy poco…

sin embargo todavía 
dudo de esta buena suerte 
porque el cielo de tenerte 
me parece fantasía 

pero venís y es seguro 
y venís con tu mirada 
y por eso tu llegada 
hace mágico el futuro 

TODAVÍA – Mario Benedetti

Te espero

No te conozco todavía pero sé que tendremos algo en común, que va a haber algo que nos una toda la vida. 

Todavía no me he cruzado contigo pero ya sé que tendremos puntos en los que vamos a discutir. De todos modos, y como siempre, me gustará escuchar tu punto de vista sobre las cosas mientras llegamos a un acuerdo. 

También tendremos muchas cosas que compartir, que nos hagan felices a los dos y que queramos disfrutar juntos.

No has aparecido por mi vida, pero sobretodo lo que deseo para ti es que seas muy feliz. Sólo eso. Con esto ya tendrás fuerza para afrontar todo lo que te pueda deparar el camino, de verdad. Sé muy feliz y lucha por serlo. 

Tengo ganas de cruzarme contigo ya, ponerte cara y gestos. Verte evolucionar y fortalecerte, y ver tu sonrisa. Tengo mucha curiosidad por ver qué te interesa y qué te apasiona, tengo ganas de formar una pequeña parte de tu mundo, si es que me lo vas a permitir. 

Tengo la impresión que no falta demasiado para conocerte, y sé que vas a ser imprescindible en mi vida; espero que en la de alguien más.

Espero tenerte cerca y que cuentes conmigo cuando necesites ayuda o consejo, o simplemente un silencio en el que apoyar tus palabras. 

Sólo quería decirte que aquí te espero.

Un abrazo!

 

No busques trabajo. Gran artículo de Risto Mejide

No busques trabajo

Pausa

lluvia

 

Este fin de semana ha estado lloviendo casi todo el fin de semana y nos ha obligado a todos a descansar. No está mal, llevamos un ritmo muy alto en nuestro día a día y de vez en cuando se agradece tener una pausa.

Sienta bien recuperar las series que hace años que quieres empezar a ver, ese libro que tienes a medias o ir al cine y disfrutar de una buena película, cena en casa con amigos, pero con tiempo y con calidad.

Coincide que he tenido la oportunidad de estar con la gente que quiero, con la familia y con amigos, y a pesar del mal tiempo, me he sentido muy bien con ello.

Hay que parar, disfrutar de tu tiempo, sin dar explicaciones, es un tiempo que no debería escapársenos de las manos. Va bien parar para continuar con fuerza.