Archivo mensual: julio 2012

Una historia

Le conozco desde el 98, hablamos en un bar y en 10 minutos ya se había convertido en mi mejor amigo. Teníamos muchísimas cosas en común y me hacía feliz, me complementaba, con él pasaban las horas volando, hablando de tantas trivialidades, arreglando el mundo y discutiendo por tonterías. Música, cine, escapadas, la familia, los amigos… 

Al cabo de unos años nos volvimos a encontrar y ya fue imposible desprendernos el uno del otro. Es mi parte tranquila, se puede superar todo si está cerca y tras ocho años largos de relación, sigue sorprendiéndome cada día. Compartimos cuatro paredes, una nevera, la tele, el vehículo y la vida. Y la felicidad. Me sigue complementando, me hace sonreír a diario. Me ayuda a luchar cada día, cree en un futuro mejor como yo. Seguimos arreglando el mundo a diario, con nuestras pequeñas contribuciones. 

Con los años se ha vuelto más solidario, pero apenas ha cambiado físicamente. Sigue teniendo los mismos comentarios mordaces. Con los años he descubierto que viajar con él es un placer, conocer nueva gente y nuevas culturas. Y compartir historias, vivencias, sueños y futuro.

Me pierdo en su mirada, me cura el olvido, me hace feliz.  

Gracias! Te quiero.